Etiquetas

, , ,

bayamo1

Plaza de la Revolución. La primera.

A los García y Rodríguez. Mi familia.

Por: Darío Alejandro Escobar

Bayamo enamora. Bayamo es linda como mujer sencilla de pelo suelto y flor detrás de la oreja. Bayamo crece como crecen las ciudades que no quieran matar lo propio. Es una ciudad que se resiste  a la modernidad globalizadora con la dulzura de sus gentes. Bayamo no tiene turismo, pero no lo necesita. Bayamo enseña como el desarrollo local no es quimera y sí realidad deliciosa. Donde el saludo es regla y la hospitalidad es placer. La bayamesa no quiere cadenas de oro, quiere firmeza en la mirada. Su belleza es otra, es voz que convida seductora a la conversación, es peinado sencillo y curvas perfectas. Es desafío impresionante a la perversa moneda. La bayamesa no es santa, pero es buena y es suficiente. Bayamo es la ciudad preferida de un patriota. Es tranquila, de gente orgullosa donde el orgullo no significa altanería ni exceso, sino ofrenda y sacrificio. Bayamo es la ciudad de la medida, es la ciudad de la modestia. Bayamo es mestiza y bella. Bayamo enamora. Bayamo te invita.

bayamo

Anuncios