Ocho definiciones de Korimakao

Etiquetas

, , , , , ,

Ensayando. Foto: Alba León

Ensayando. Foto: Alba León

A Porto, Cuco, y Gretel, por la gentileza.

Por: Darío Alejandro Escobar

1. Korimakao es una esencia. Eso que cuando se descubre y define, es necesario defenderlo hasta al final, porque se corre el riesgo de ser menos que nada.
2. Korimakao es un mito, un mito muy popular, porque mucha gente ha escuchado de él, pero pocos lo conocen realmente. Conocer Korimakao es un lujo, un privilegio para el alma, porque la alimenta de belleza.
3. Korimakao es un antítodoto, un remedio contra el mercado, contra la vida agitada de la capital, contra los materialismos perversos. Es un proyecto revolucionario que lucha contra la postmodernidad, que le hace la guerra a la zozobra económica con aquella sentencia dicha por un gigante, que en medio del abismo, zanjó el debate con “…la cultura es lo primero que hay que salvar”.
4. Korimakao es sueño hecho realidad, compartido por mucha gente, que va y viene, que se queda, que se lleva dentro. Korimakao es un oasis en medio de la ciénaga, una ciénaga que alguna vez fue sitio olvidado y hoy es símbolo de libertad.
5. Korimakao es una utopía, una utopía bañada en pueblo y juventud, como las obras genuinas. Es una metáfora de la Revolución, un proyecto que intenta sobrevivir solo con la fuerza, la voluntad y la inteligencia de su gente.
6. Korimakao es un animal, un oportuno que “pide prestado” la casa de un amigo para llevarla a cuesta y sobrevivir. Es una actitud ante la vida, es compromiso, es disciplina, es profesionalidad, es talento.
7. Korimakao no es Un paso adelante, ni Step up, ni Camino a la fama. Korimakao es Korimakao, un obra real, sufrida y alegre, nunca una construcción mediática hecha por la industria del engaño.
8. Korimakao es una esencia, un camino sin marcha atrás, algo que marca profundamente a todos sus integrantes, y quizás al viajero distraído, cuando escucha que, “no es lo mismo estar en Korimakao, que ser un korimakao”.

Bayamo

Etiquetas

, , ,

bayamo1

Plaza de la Revolución. La primera.

A los García y Rodríguez. Mi familia.

Por: Darío Alejandro Escobar

Bayamo enamora. Bayamo es linda como mujer sencilla de pelo suelto y flor detrás de la oreja. Bayamo crece como crecen las ciudades que no quieran matar lo propio. Es una ciudad que se resiste  a la modernidad globalizadora con la dulzura de sus gentes. Bayamo no tiene turismo, pero no lo necesita. Bayamo enseña como el desarrollo local no es quimera y sí realidad deliciosa. Donde el saludo es regla y la hospitalidad es placer. La bayamesa no quiere cadenas de oro, quiere firmeza en la mirada. Su belleza es otra, es voz que convida seductora a la conversación, es peinado sencillo y curvas perfectas. Es desafío impresionante a la perversa moneda. La bayamesa no es santa, pero es buena y es suficiente. Bayamo es la ciudad preferida de un patriota. Es tranquila, de gente orgullosa donde el orgullo no significa altanería ni exceso, sino ofrenda y sacrificio. Bayamo es la ciudad de la medida, es la ciudad de la modestia. Bayamo es mestiza y bella. Bayamo enamora. Bayamo te invita.

bayamo

El placer del gol

Etiquetas

, , ,

Golazo de media volea que hace Zizou del Real Madrid al Bayern Leverkusen en la Final de la Liga de Campeones del 2002. Michael Ballack, jovencísimo, observa la genialidad.

Hacer un gol es el momento más importante de un partido de fútbol. Puede notarse, si se quiere, y si no es tu equipo el que está jugando, la expresión primitiva de ansiedad, alegría, dolor o rabia que adquieren los asistentes al estadio (o los espectadores televisivos) cuando el balón pasa la línea de la portería rival, o propia, y sube el marcador en la pizarra electrónica.

Es en este momento cuando se resume en un instante casi orgásmico, todo lo que se ha conservado de esa mezcla bárbara y civilizatoria que nos legaron los maestros griegos y romanos acerca del espectáculo deportivo. Es una reacción que la modernidad no ha podido tocar, sencillamente, porque apela a ese deseo salvaje de expresar sentimientos que tiene el ser humano por naturaleza. Sigue leyendo

Los hijos del Período Especial

Etiquetas

, , , ,

Escena clásica de nuestra niñez.

Escena clásica de nuestra niñez.

Por: Darío Alejandro Escobar

Me molesta la actitud asumida por muchos de nuestros mayores  cuando nos adjetivan, nos desprecian, nos disminuyen como generación.

“Nosotros estuvimos en Girón, en la Crisis de Octubre, escuchamos a los Beatles, lloramos cuando mataron al Che “ dicen los de la década del 60´, “Nosotros estuvimos en la Zafra de los Diez Millones, fuimos al Congreso del Partido, inauguramos Angola, nos reprimieron en el Quinquenio”  dicen los del 70´, “Lo nuestro fue la Rectificación de Errores, el renacer de la plástica y la prensa, repudiamos cuando el Mariel, vimos la caída del campo socialista” dicen los de los 80´.

Después de esta ristra de méritos históricos, lo más interesante es que una parte de nuestros predecesores coinciden en la misma pregunta agresiva y descalificadora hacia los nacidos en los 90´: ¿Qué han hecho ustedes?

Sigue leyendo

Invitación a la belleza

Etiquetas

, , ,

Dos grandes indisciplinados del pensamiento en Cuba

Dos Guevaras

Para Alfredo Guevara

Por: Darío Alejandro Escobar

Tuve el privilegio de escuchar a Alfredo Guevara en vivo. Incluso, fui más afortunado, tuve la oportunidad de preguntarle. En aquel momento lo inquirí sobre un tema que me parecía medular. Sin embargo, en varios de los intercambios estudiantiles adonde lo perseguía siempre hubo de su parte una invitación provocadora que  los presentes eludían o por oportunismo o por miedo, como era mi caso. Alfredo invitaba una y otra vez a sus jóvenes interlocutores a hablar sobre belleza. Lo pedía casi como un gracia ¿Por qué la belleza? Con tantos temas polémicos de los que conversar ¿Por qué hacerlo específicamente sobre ese tema? Por desgracia nadie respondió a la invitación, por lo menos yo estando presente. Lo cierto es que me arrepiento. Hubiera sido como mínimo revelador escuchar a Alfredo Guevara hablar sobre belleza en tiempos de postmodernidad. Es una deuda,  un error imperdonable. No descanse en paz Alfredo, siga provocándonos, invitándonos, respondiendo. Nosotros tendremos que aprender a escuchar mejor y, quizás, hacer(nos) mejores preguntas.

Lycras

Etiquetas

, , , , ,

Isis Valverde, mejor conocida como Suelen en Cuba hizo furor en la moda cubana del pasado año.

Isis Valverde, mejor conocida como Suelen en Cuba causó furor en la moda cubana del pasado año.

Por: Darío Alejandro Escobar

No estoy al tanto quién las inventó, ni cuándo, ni dónde, tampoco me interesa mucho, pero de lo que si estoy convencido es de la obligación de considerarla como una de una de las ideas más brillantes en los últimos tiempos. Esa es mi humilde opinión. En Cuba es, como mínimo, una de las prendas de vestir más utilizadas por nuestras mujeres. Durante la temporada 2013-2014, gracias a la carismática Suelen* -y al insoportable calor- se generalizó su uso por todo el país. Es preciso decir que nosotros, sus amigos, amantes y admiradores lo agradecemos muchísimo. Sigue leyendo

La Rueda de la Victoria

Etiquetas

, , , , ,

La Rueda de la Victoria-Tomado de Radio Rebelde.

La Rueda de la Victoria-Tomado de Radio Rebelde.

A Michel Enríquez, Armando Johnson, José Luis Rodríguez Pantoja , Alexander Ramos, Carlos Yanes, Gervasio Miguel, Luis Felipe ¨El Corcel de Santa Fe” Rivera y al resto de los muchachos de ayer y hoy.

Por: Darío Alejandro Escobar

Pretemporada

La primera vez que fui al Cristóbal Labra yo tenía once años y nunca había entrado a un estadio de beisbol. En ese momento me pareció inmenso, aunque después supe que es el más pequeño de Cuba. Me llevó mi papá y nos tocó grada izquierda debajo de un furioso sol. Yo casi no lo sentí. Estaba emocionadísimo. Jugaban La Isla e Industriales y la primera imagen que recuerdo de un pelotero es a un suplente y jovencísimo catcher recibiendo pelotas del pitcher en el bullpen. Las mujeres le gritaban ¡Qué lindo! y los jodedores, a esa hora ya borrachos, le pedían que se sonriera. El recepetor era bien parecido, pero no gozaba de una buena dentadura. Fatal!!! Sigue leyendo

Cuba, Juan Orlando, Cold Play y una tarde-noche de sábado en mi buhardilla de la Habana Vieja.

Etiquetas

,

Buhardilla de la Habana Vieja

“He sido un solitario que cultiva el diálogo con fanatismo, creo en la intercomunicación de la sustancia, pero soy un solitario, participo, converso, me paro en la esquina y miro en torno, pero sigo siendo un solitario, creo que la compañía robustece la soledad pero creo también que lo esencial del hombres es su soledad y la sombra que va proyectando en el muro.

 José Lezama Lima

Por: Darío Alejandro Escobar

Estoy solo en casa, por primera vez en mucho tiempo. Adoro mi íntima soledad de buhardilla en la Habana Vieja. Llueve, escampa y vuelve a llover, me llega el olor de polvo mojado que sube desde la calle en reparación. Esta vez no importa la suciedad de la calle, de hecho la agradezco, me gusta mucho el olor a tierra mojada. Hago ejercicios de mala gana, por disciplina, y mientras subo y bajo haciendo planchas me pregunto qué habrá hecho  el piquete de Fcom en  la final del softbol de la prensa. Hubiera querido estar, pero hace rato que salí de la comparsa deportiva de la facu. Estoy solo, caigo en la cuenta de esta maravillosa oportunidad para estar conmigo mismo, sin nadie, ni siquiera Alba,  solo yo y yo. Me masturbo, nada especial, solo el orgasmo del día, por disciplina, como los ejercicios. Subo a mi cuarto y apago las luces, mi cuarto es maravilloso, es una buhardilla al mejor estilo decimonónico habanaviejero,  excepto por la computadora. La oscuridad me protege, me esconde de mí mismo, de la hipocresía. El Pepe Grillo docente que se ha despertado a última hora me recuerda el proyecto de tesis que debo terminar de escribir. No me importa, hoy debo complacerme, estoy solo. Suena Cold Play, primero X and Y y después Death and all his friends. Mientras escucho Cold Play me invade esa melancolía deliciosa de la tarde noche-noche de sábado lluviosa. Pienso en la poesía, mi frustración,  no me sale poesía, solo prosa. Pienso en la Juve, mi querida Juve, ya tengo delantera para la Champions, pienso en Italia y la Copa Confederaciones, han perdido dignamente, más que dignamente, pero es obvio que España es uno de los mejores equipos de la historia. Llega la poesía, malísima, pienso en Cuba, en Juan Orlando, en JO como le dicen todos. Pienso en la prensa, en Fcom, en todos los amigos graduados, en que Trabajadores se lleva tremendo team. Pienso en este cabrón país y cuando leo Juan sin Nada lo comprendo tanto, tanto, o eso creo yo, pero me niego a compartirlo, tengo veinticinco años y un impulso del carajo, pero quizás JO tenga razón.  Pienso en él y me avergüenzo, lo negué una vez en tiempos turbulentos, lo negué una vez, no tres como Pedro a Jesús, pero fue suficiente.  Concuerdo con Carlitos en que la literatura, la poesía, la cultura tendrá que ser el puente de reconciliación de este país. Leo a JO y me pregunto junto a la gente de Habana Abierta ¿Cuántas mierdas debemos perdonarnos para estar todos en paz? ¿Cómo es posible que a JO no lo publiquen en las páginas periódicas de este país? ¿Hasta dónde hemos llegado señores, hasta dónde? Suena Cold Play y pienso en Londres, en JO, en Byron, en Martí, en Oscar Wilde y en Julián del Casal. Pienso en Martí el poeta, no el guerrero. Cuba me duele y por eso no me puedo rendir a estas alturas. Recuerdo como hace poco, en alguna clase, le comentaba a Zuami que JO me parecía nuestro Heredia del periodismo actual, o nuestro Julian del Casal, no sé, quizás un poco fuerte, quizás no. Los Apuntes Filosóficos del Che me interrogan desde la mesita de noche acerca de cuándo me dignaré de leerlos. Ahora mismo no puedo. Se termina la música, casualmente mi madre acaba de llegar, ya abre la puerta. La realidad me vuelve a dar una bofetada!!!! Viva la vida !!!!!

Daliana

Etiquetas

, , , , ,

Daliana: la niña tristeza.

Daliana: la niña tristeza. Foto: Alba León

 

Por: Darío Alejandro Escobar

La mirada triste de Daliana me estremece. Incluso su sonrisa falseada ante el lente, como su primera hipocresía de la vida, es triste. Daliana tiene cinco años y la mirada afligida de una mujer de cincuenta. Algunos podrían confundirlo con dulzura, pero deberían conocerla, Daliana tiene la maldición y virtud de las Infante, eso que las hace especiales entre las mujeres, entender y hacer suyo el sufrimiento de los demás.

¿Es posible enamorarse de la tristeza? Daliana es una niña tristeza.

Mi interés surgió al instante, curioso, emotivo, estético. Daliana es la perfección infantil de una estética del sufrimiento. No puedo dejar de mirarla. El tono de su voz, como de súplica, sin malacrianzas, genuino, acompaña su belleza de una manera completamente desconocida para mí. Daliana es poesía en Alcalá de Báguanos, un rincón mágico de Holguín donde la gente es transparente como el agua de sus ríos.

Me aflige la imposibilidad de hacerme su amigo, es arisca con los extraños, desconfiada. Lo único que logré fue que me observara curiosa con esos ojos, esos ojos que me hipnotizan.

Obviamente me he enamorado. Pero este es un amor diferente, de otro tipo,   del modo que me hace querer tener una niña como Daliana -¿Estará sonando ya ese traidor reloj biológico?- Definitivamente me estoy poniendo viejo.

Gente

Etiquetas

, , , ,

Mi gente

Sin lunas sin soles,

gente,

Sin jardín ni flores

Gente,

Que en su pecho hiela,

Gente que con alas no vuela

X Alfonso.

En menos de tres días a mis vecinos les declararon el domicilio inhabitable, les recomendaron la salida y les derrumbaron lo que quedaba de apartamentos.

Hoy, sin mejor recurso, “ocupan indignados” el taller de los bajos  del edificio pues no tienen a donde ir, además del albergue.

El funcionario público,  que juzgará malintencionado mi inicio de comentario, dirá que todo esto se hace con la inobjetable razón de salvar sus vidas, pues las lluvias de estos días dejaron bien claro que una tragedia peor pudiese haber ocurrido si la familia se quedaba bajo aquellos techos centenarios. Sigue leyendo